viernes, 7 de septiembre de 2012

ELLOS DOS de María Chévez


Ella
    era una hembra.
                          Torpe y cruel
desgajándose en silencios
                                     en palabras vanas.
El
  era un solitario
                       un hombre sin destino
Juntos
        por la estúpida costumbre
                                            de prolongar encuentros fortuitos.
Tuvieron hijos porque toda mujer desea alguno.

Y vinieron tardes somnolientas
donde el tedio
                     era señorío.
Se arrastraban por el mundo
                                             esperando,
algún licor violento
                              dios ajeno que trastocara el sopor,
oculto dardo del sinsentido
Y vivieron juntos
                          furtivos al asombro
                                                        a los otros.
Ella
     despertaba aburrida
                                    entre bostezos
                                                          al sol sobre sus hombros.

El bebía silencioso, su café.
Le sonreía sobrio
                           y la olvidaba.
Los encontré una noche
él
  muerto a martillazos
                                  sobre la inmensa cama destruida
ella ciega,
                irremediablemente loca de horror.

Cerraron la puerta y todo siguió igual.
Ella
     deformó su cuerpo y lo cubrió
del paisaje cotidiano
                                la vida familiar.
El se fue yendo
nadie se dio cuenta.
Los hijos vivieron del recuerdo.
                                                 Fueron
                                                           propiedad exclusiva
de una mujer digna
                              intachable
una luchadora
                      madre de familia

No hay comentarios:

Publicar un comentario