domingo, 6 de febrero de 2011

PRÓXIMO DOMINGO 13 DE FEBRERO A LAS 20:00 EN C/ESPERANTO Nº 9,2º D,MÁLAGA RECITAL DE LITERATURA Y POESÍA ERÓTICO


Como adelanto este texto de Antonio Pérez y Laura López realizado en el taller de escritura:
"EL RECITAL"

Aburrido, aburrido, aburrido, ... miro con desgana la página de actividades culturales que iban a tener lugar aquella tarde de domingo. Todas me parecían muy típicas o muy aburridas. De repente, hay una que llama poderoasamente mi atención, "Un recital de literatura erótica"; tras una leve sonrisa se enconden todas mis esperanzas de pasar una tarde diferente.

Llego cinco minutos antes, recojo un programa con el resto de actividades programadas y me busco un asiento en la parte trasera del auditorio.

Cuando termino de leer, levanto la vista y me distraigo observando al resto de los asistentes: mujer madura, anciano, chica con minifalda y tatuaje en el cogote...
"Interesante" pienso para mí. Me centro en la chica con minifalda, lleva el pelo recogido para que se le vea el tatuaje, formado por unas letras chinas, ¿qué significará? seguro que tía buena o algo parecido. De repente se vuelve y contemplo con asombro que la minifalda se completa con una camiseta de generosísimo escote. Sus pechos son grandes y, a pesar de llevar sujetador, se le marcan los pezones. Siento que la bragueta me aprieta. "Jolines y eso que aún no ha empezado el recital...".

Por un segundo se cruzan nuestras miradas. Mi cara debe ser un poema, ya que tras contemplar mi rostro, la desconocida no puede evitar esbozar una sonrisa. Baja la mirada lo justo para ver el grado de hinchazón que tiene mi polla, mi pobre polla aprisionada en mi pantalón vaquero. Tras mirar la inflamación vuelve a mirarme a los ojos y tras aumentar el tamaño de la sonrisa deja que su lengua salga lo justo para mostrarme un reliciente piercing.
Y comienza el recital.¡Ay! Esas sugerentes frases jamás oídas en todo su erotismo en los labios de otra persona...La penumbra aquí, en la última fila, será mi cómplice.¡Qué perfume acaricia mis narices ávidas de ese olor tan dulzón! Se suelta los cabellos...su pelo se enreda en mi polla y las palabras hacen el resto... Me la sacaré aquí mismo, sí, mi abrigo será el aliado de la penumbra. Unos cuantos movimientos y emanará una lluvia de placer contenido. Nadie dará cuenta de ello, si lo acallo con un absorto semblante. ¿Y si advirtiera mi auténtica labor?¿Qué pensará de mí? Seré sincero, ni obsceno, ni titubeante: ¡Sí, me estoy masturbando para ti, por ti, te lo dedico, tú que has desatadado esta pasión oculta en mi entrepierna!
- Disculpa, el recital ha terminado - una voz cálida me invitaba a salir.
Con torpeza, me levanté, aturdido, sin darme cuenta que asomaba por el balcón de mis pensamientos la prueba que me delataba...

No hay comentarios:

Publicar un comentario